Balls trencats

Un any més (tot i que en aquesta edició m’havia dit a mi mateix que no participaria) m’he rendit als encants del concurs de relats de TMB per Sant Jordi… i aquest és el primer resultats. Espero que us agradi…

Balls Trencats
Per Ossag Odirol / 24/04/2013

En Dimitri era un ballarí jove i impetuós quan va aterrar per primera vegada a la ciutat. Les seves cames eren robustes, musculades en duríssimes sessions de gimnàs, el seu tors estava perfectament esculpit i tenia l’agilitat pròpia de qui no havia sofert mai cap lesió important. Se sentia imponent i, de fet, ho era. Potser per aquell físic privilegiat, i potser també per la blava intensitat de la seva mirada o la contundència rossa de la seva cabellera, no tenia competència en el gènere masculí. Era ell, era l’home. L’Annia, en canvi, era tímida, una noia poruga que s’amagava sempre darrera del seu serrell rinxolat i que no gosava dirigir la paraula a cap desconegut. Era, també, la persona que posseïa el somriure més pur i bell que hom pogués imaginar.
 
L’Annia no havia fet servir mai aquella línia de metro. Sempre viatjava en autobus perquè se sentia més còmode veient passar la ciutat a l’altra costat de la finestra, desapareixent del món, sent una més entre tots els milers de ciutadans que l’envoltaven, observant i callant. També en Dimitri va pujar per primera vegada al vagó de la línia 2 aquella tarda. I, és clar, per primera vegada es van creuar la seva mirada blava amb l’esguard tímid i nerviós de l’Annia. I, com que això és una història d’amor, ella va sentir una fiblada al pit que va fer que les seves cames tremolessin mentre ell, robust, va inflar-se, va tensar els músculs i va somriure, distret, posseint la impressió que acabava de canviar la vida de la noia que estava observant-lo des de l’altre cantó del vagó.

Va fer dues passes. En Dimitri es va apropar lentament, amb elegància, ballant més que caminant, flotant més que desplaçant-se. Va arquejar els braços i va aixecar la barbeta, proposant-se com un candidat ideal per aparellar-se i perpetuar l’espècie. L’Annia, que se subjectava com podia, va carregar-se de valentia, una valentia que no sabia que tenia, i va dibuixar un somriure preciós en el seu rostre. Tan bell, tan pur, tan meravellós, que les persones que els acompanyaven en el vagó van deixar de respirar. El món es va aturar. La llum va fer-se més tènue, la fressa va desaparèixer, i enmig d’aquell pausat silenci, l’Annia es va convertir en la princesa del subsòl, els viatgers es van agenollar al seu pas, fent-li reverències, no gosant contemplar directament el màgic somriure d’aquell ésser meravellós.

En Dimitri es va aturar. Va sospirar mentre tancava els ulls i va besar la mà de la donzella que, en la seva innocent puresa, va sostenir aquell somriure només durant un parell de segons més. Després, inquieta per tot el que l’envoltava, va recular, va tornar-se a amagar darrera del seu serrell i va desdibuixar aquell somriure encisador, convertint-lo en un gest inquiet i fugitiu. I el soroll va començar, i la gent va tornar a mirar endavant, i el ballarí es va desencisar, i van arribar a Passeig de Gràcia, i ella va assumir que era la seva estació.

Va baixar, va sospirar, ell continuava el seu camí i els seus súbdits havien deixat de prestar-li atenció. L’Annia, satisfeta, va pujar les escales cap al cel.

Anuncios

These boots were made for walking…

No recordo exactament com em va venir aquest títol al cap, hi ha moltes coses que passen així. Camines pel carrer, fa dies que li dones voltes a les teves idees intentant trobar una nova història per enviar a un d’aquests concursos (pocs) que de tant en tant es fan. Però res. I llavors, de sobte, una imatge, una cançó, potser una olor, quelcom, el que sigui, fa que aparegui aquella espurna d’inspiració. I tot flueix amb una naturalitat insòlita, que fa possible el que sembla impossible… no us podeu imaginar com m’agraden aquests instants de claredat…

Us deixo amb These boots were made for walking… i ja em direu quina és la vostra interpretació. De moment n’he escoltat unes quantes de ben diferents… jo, per descomptat, tinc la meva, però és tan bona com la de cadascun de vosaltres…

These boots were made for walking…

Dos que es troben en una estació. Una que mira a l’altre. Ell dibuixa un moviment afirmatiu amb la mirada, s’arregla el pentinat i es descorda dos botons de la camisa. Treu pit, i se sent orgullós de ser qui és, de ser com és, de ser el que és. Està preparat. El tercer en sumar-se, poc després, se situa entre els dos primers i dedica, a la dona, un brillant somriure. A l’altre l’ignora. El quart, que fa la seva aparició precisament en l’instant en què el só dels vagons desplaçant-se sobre els raïls arriba des de més enllà de la foscor del túnel, fa temps tot esmicolant en bocins l’etiqueta de l’ampolla d’aigua que duu a les mans.

“I tú?” El quart, arronsant-se d’espatlles, fa un gest amb la mirada al segon, com demanant-li què vol dir aquella pregunta. L’altre, que no ha trigat en entendre que el darrer en arribar no està seguint les normes del joc li retreu amb els ulls que era obligatori llegir-se les instruccions. El metro s’atura. Entren. S’asseuen. Els tres primers compleixen amb el protocol. El quart se’n va uns seients més enllà. L’observen. Ell els intenta evitar traient el seu mòbil de la motxilla.

El tercer fa petar els dits fins que aconsegueix captar l’atenció del quart. Amb un gest de menyspreu, treu d’una butxaca interior de la seva jaqueta militar un tríptic daurat. L’alça i assenyala una de les icones de la portada. “Res de mòbils…” Aquest participant és un d’aquells prototips d’home noruec, alt, ros i musculat, que encisa les seves víctimes amb una perfectament estudiada caiguda d’ulls i amb un somriure juganer i lasciu. El quart, que se l’ha quedat mirant a través d’aquell espai que els separa, és tot el contrari. És baix, poc corpulent, dissimula unes entrades més que evidents amb un pentinat curt, i el seu èxit hauria de residir en una aparent fragilitat emocional.

La dona s’aixeca i camina lentament per aquell vagó buit fent ressonar el tacó de les seves contundents botes a cada pas. És primera hora del matí d’un festiu entre setmana, cap ànima viva hauria d’omplir aquella vagó. Silenci. Es queda davant del quart i somriu. “Tu no ets un de nosaltres, què fas aquí?” Indignat, l’home baix i poc corpulent, es mossega els llavis tot cercant una resposta que no arriba. El segon repeteix el camí que ha fet la primera. Arriba al seu costat, l’agafa per la cintura. Els ulls verds d’ella es desvien cap al pit, fosc i treballat, d’aquell home que olora a canyella. “Ho ha de ser, què faria entre nosaltres, sinó?”.

La primera, el segon i el tercer, observen en silenci al quart esperant una resposta. Ell aixeca la mà dreta, separant l’índex i el cor, d’una banda, i l’anular i el menut, d’altra. “Però què…?” El segon esclata a riure mentre la primera observa aquell gest tan cinematogràfic amb un serè posat d’incredulitat. El tercer, el d’aspecte noruec, s’ajup lentament, fins a quedar-se a escassos centímetres de la boca del quart. “No tens ni idea de qui som, oi?”.

“Jo, a twitter, vaig llegir que hi havia una reunió de…” Sense donar-li temps a reaccionar el tercer es llança als seus llavis, el besa apassionadament i el mossega. El quart fa per retirar-se, però el nòrdic li ho impedeix. Tot passa en pocs segons, els que triga un petit rastre de sang, fresca, en tacar aquell petó. I després torna el silenci. En uns segons els quatre s’asseuen al vagó com s’indicava en aquell fulletó. Quan s’atura es miren. El quart somriu i fa que sí. Es descorda un parell de botons de la camisa i pren aire. El joc ja pot començar.

La Lluna, la pruna

Recupero aquest petit racó literari per a compartir alguna de les meves recents creacions. Avui us deixo amb un relat curt escrit i pensat per al concurs de Sant Jordi que cada any organitza TMB. Per a mi quasi és una tradició escriure’n un parell per edició.

Ben retornats, doncs, al meu món de ficció. Espero que gaudiu del viatge…

La Lluna, La Pruna

La primera vestia de dol. Son pare no la podia mirar, a saber on era son pare, però sa mare la volia amb totes les seves forces. La petita somreia, asseguda, innocent, amb aquell aspecte pàl·lid i seré, quasi immutable, com una petita joia que s’esforçava per conservar l’esplendor de la millor de les seves èpoques.

La segona, una minyona bonica que s’atrevia amb un vermell de llavis més intens que el de la seva germana, també vestia de negre. Amagava la seva mirada darrera unes parpelles cansades que no podien sostenir el pes dels anys. A la mare, però, allò tant li feia, perquè la Pruna era el viu reflex mariner de qui la va concebre.

Les senyores que entraven en aquell autobús que les portava fins el centre mateix de la ciutat passaven a la vora de la Lluna, de la Pruna i de la seva mare, i no podien evitar observar-les, unes amb deteniment, d’altres amb més dissimul. N’hi havia que feien ganyotes, n’hi havia que sospiraven, i, poques, s’apropaven a la dona i li preguntaven si necessitava res, sempre amb la veu tremolosa i un forçat accent de fals interès.

I la mare sempre responia el mateix.

– Només vull poder acaronar cada dia a les meves petites…

La Lluna i la Pruna observaven aquella rutina en silenci. En alguna ocasió a una d’elles, no importava quina, se li dibuixava un somriure forçat, mecànic, un somriure que degenerava poc a poc fins que els seus pòmuls, lleugerament decorats en un desgastat to vermellós, retrobaven la posició original. I tot tornava a ser com abans. O quasi, perquè abans tot era perfecte, de fet elles dues havien estat concebudes així, per a ser perfectes.

Llavors l’autobús s’aturava davant de les grans fonts. La mare les agafava a les dues en braços i sortia del vehicle fent dos saltironets. Vestia roba de colors, de molts colors, una indumentària que destacava per damunt del negre dels vestits de la Lluna i la Pruna, i no es pentinava mai, com a molt alguna vegada es feia una cua d’aquelles que algú anomenava de cavall, i res més. Sabia exactament què feia, i sabia com ho havia de fer.

Així arribava sempre al seu racó preferit de la ciutat. Davant d’aquella gran oficina bancària, observant el vol dels coloms allà, al centre de la plaça, barallant-se entre un mar de turistes per menjar la darrera engruna.

– Una engruna, només una engruna…

La mare allargava el braç i posava la mà. Sospirava i feia una veu tota trista, com pansida. La Lluna i la Pruna s’asseien al seu costat i veien passar les hores, cadascun dels minuts de cadascun dels dies de la seva vida, en silenci, immòbils, intentant recordar la primera vegada que les van treure del seu paquet. Rememorant els ullets carregats d’emoció d’aquella nena que, en descobrir el regal que el pare li acabava de fer, no havia pogut evitar fer un salt d’alegria mentre aquell tramvia els duia amunt, ben amunt de la ciutat, molt més enllà del turó.

Su destino…

Desde “No Deberían Pecar” os deseo a todos, fieles y no tan fieles (^^), un Feliz 2012… para celebrar ese nuevo año, ¿qué mejor que la quinta y última parte de El Tesoro de Adriana?

Ya hemos llegado al final de este camino… pero sigo construyendo otros.

El Tesoro de Adriana (parte V)

Un silencio espeso y triste cruzó el tiempo y el jardín. No había respuesta válida.

– ¿Quién hay allí arriba, Audrey? ¿Está Mauricia allí? ¿Nana?

– ¿Cómo recuerdas…?

Román se levantó violentamente. De un rápido gesto arrebató la joya de las manos de Adriana y la lanzó más allá de los límites de su propiedad.

– No quiero que jamás vuelvas a coger algo parecido, ¿me oyes?

Adriana asintió al tiempo que las lágrimas se apoderaron dramáticamente de sus ojos. Carlota ya corría hacia la casa y Audrey buscaba con la mirada el punto en el que debía haber caído la joya.

– Escúchame Audrey, sé que seguirás aquí, con nosotros, sé que ellas estarán cerca, pero déjame asegurarte que no voy a permitir que le volváis a hacer daño a Adriana… no quiero ver de nuevo esa maldita pirámide cerca, no quiero que, ni por asomo, tú o tus hermanas os quedéis a solas con ella… la voy a proteger personalmente.

Miró a la pequeña, que se había quedado sentada sobre el césped y que sollozaba mientras se secaba las lágrimas, y acarició sus mejillas con una infinita dulzura.

– No me voy a separar jamás de ella. No dejaré que la obliguéis a vivir un destino que tan sólo podría herirla…

Audrey se atragantó. Quiso responder pero ninguna palabra llegó a su mente. No había nada que decir, no había nada que hacer, se incorporó en silencio y, sin mediar palabra, volvió a entrar en la cocina. Sus pensamientos se arremolinaban contra su pasado y oscurecían tanto su presente como el futuro, fuese cual fuese el que le estuviese destinado. Sabía que nada podía interponerse en el de Adriana, y durante unos segundos lamentó profundamente formar parte de él.

En el jardín, Román cogió en brazos a la niña, la sostuvo unos segundos, acarició su rostro y esperó a que dejasen de caer las lágrimas para pedirle perdón.

– Te compraré una joya más bonita… la que tú quieras.

– ¿La que yo quiera?

La mirada de Adriana volvió a iluminarse con la belleza de la inocencia.

– La que tú quieras. Te lo prometo.

La pequeña abrazó con fuerza al padre de su amiga. Apenas había lugar en su mente para aquella joya que había encontrado en lo alto de la torreta. Otra ilusión ocupaba ese espacio, una ilusión en forma de una promesa, de un regalo, que ya se había permitido imaginar.

Más allá de los muros de la casa, una mujer acababa de encontrar la pirámide. La cogió con sumo cariño, la limpio delicadamente, la envolvió en un paño rojizo de seda y la guardó en su bolso. Suspiró.

El destino de Adriana la acabaría encontrando tarde o temprano.

Román…

Llega la cuarta parte del relato… y vuelve Román. Él siempre vuelve.

¿Más? El año que viene, sin duda alguna…

El Tesoro de Adriana (parte IV)

– ¿Dónde vas tan rápida?

Adriana sintió un escalofrío recorriendo todo su cuerpo. Acababan de descubrirla. La mano de Román había agarrado su brazo izquierdo y la había frenado en seco. Su voz, la del padre de Carlota, era dulce y parecía comprensiva, pero sabía que también podía ser severo y seco cuando su amiga hacía algo mal.

De repente pensó en Audrey. La buscó con la mirada pero la encontró arrodillada junto a Carlota. Sus ojos habían vuelto a perder toda su expresividad y un basto silencio se había apoderado de su voz.

– ¿Qué está pasando, pequeña?

Las pupilas de Román se clavaron en la inocente mirada de Adriana al arrodillarse a su lado. Sonreía, pero aquella no era la sonrisa cariñosa que tantas veces le había dedicado, aquella sonrisa que con tanta envidia y celos acogía Carlota.

– ¿Qué escondes?

Adriana suspiró. Buscó a Carlota, pero su amiga se había escondido detrás de Audrey y sollozaba ya sin ningún reparo. Preveía un castigo. Preveía un sermón. Se iban a acabar los juegos con ella por todo lo que quedaba de verano.

– Es una cosa mía…

– ¿Tuya?… bien… ¿entonces por qué no me lo enseñas?

La niña esbozó la mejor de sus sonrisas mientras abría la mano y ensayaba una mirada de inocencia que pudiese enternecer el corazón del padre de Carlota. Sin embargo, Román palideció ante la visión que acababa de apoderarse de su alma.

– ¡Dios!… ¿De dónde lo has sacado?

El hombre miró alrededor. Audrey agachó la cabeza y Carlota estalló en un sonoro llanto. Suspiró profundamente. Aquello no estaba bien, nada bien, Adriana jamás debería haber encontrado aquella pieza, pero lo peor era saber que, de alguna forma, había estado esperando siempre aquel momento. Levantó su mirada. Contempló la torreta que se erguía sobre sus cabezas y lo comprendió todo.

– ¿Cuándo habéis subido?

– Hace un momento…

La voz de Adriana pendía de un hilo.

– ¿Sabías algo?

La mirada de Román se dirigió hacia Audrey, que apenas era capaz de fijar sus ojos en los del hombre.

– Lo acabo de descubrir.

– ¿Tenéis algo que ver, tú o tus hermanas?

Audrey tragó saliva.

– ¿Mis hermanas?

– ¡Audrey!

– No… que yo sepa no. Nada.

– ¿Me podrás explicar cómo demonios ha llegado esto a mi casa?

La realidad

Tercera parte del relato “El Tesoro de Adriana“… y nos vamos acercando al final de este 2011… ya queda menos

Enjoy!

El Tesoro de Adriana (parte III)

– ¡Niñas!

El grito de Audrey, la mujer que servía en casa de Carlota, las devolvió rápidamente a una realidad que las dos pequeñas habían abandonado hacía ya muchos minutos.

– ¿Dónde os habíais escondido?

La mujer, tan pálida y tan triste como de costumbre, con aquel sonido quejoso en su voz que, en ocasiones, parecía provenir de ultratumba, se acercaba a grandes zancadas hacía ellas. De repente se detuvo. Sus ojos se abrieron y sus labios se estremecieron durante una fracción de segundo. Su mirada vidriosa cobró vida, sus manos temblaron y cuando volvió a emprender sus pasos, éstos eran lentos e irregulares.

Finalmente llegó al lado de las dos asustadas niñas. A Adriana no le gustaba, la llamaba, nada cariñosamente, el fantasma de Carlota, porque aparecía siempre que las dos amigas estaban jugando, y lo hacía sigilosamente, cómo si las estuviese observando a cada momento, como si su única misión en la vida fuese asegurarse de que jamás pudiesen ser felices la una al lado de la otra.

– ¿Qué tienes en la mano, Adriana, qué escondes?

Por primera vez, al menos aquello fue lo que le pareció a la niña, la voz de Audrey sonó dulce y cariñosa. Extrañamente agradable, incluso humana.

– Nada…

Adriana cerró su pequeño puño apretándolo contra su querido tesoro.

– ¿Nada? ¿Estás segura? ¿Qué me dices tú?

La cara de Carlota se sonrojó y tuvo que apartar su mirada al sentir la de Audrey clavándose en sus pupilas. Sus padres le habían enseñado a no mentir, y nunca fue capaz de hacerlo sin que se le notase a leguas de distancia.

– Es sólo un…

– ¡Carlota!

– Adriana, deja que Carlota me diga que habéis encontrado.

Audrey sonó imperial, su voz daba órdenes y no dejaba espacio a ninguna otra interpretación.

– … un tesoro…

– ¿Y dónde estaba?

Adriana suspiró profundamente. Sentía que en cualquier momento podía perder su joya. La apretó aún con más fuerza.

– En lo alto de la torreta…

Los ojos de Carlota se desviaron a aquel lugar de la casa, su mirada se había cargado de una infinita culpabilidad, había dos lágrimas dispuestas a recorrer sus mejillas en cualquier momento.

– ¿Cómo habéis…?

Audrey calló. Por un instante sintió un terrible pánico, casi irracional. Las niñas jamás deberían haber llegado a lo alto de la torreta, y menos sin que ella lo hubiese sabido. Y, puestos a preocuparse, menos aún Adriana. Sentía que había fallado, que no había sido capaz de cumplir su cometido. No las había protegido. No la había protegido.

– Dámelo Adriana… dámelo, por favor.

Extendió su mano hacía la pequeña, pero ella se levantó y de una rápida carrera se distanció lo suficiente como para mantenerse a una amplia distancia de la mujer.

– No te lo daré… nunca.

– Adriana, te he dicho que…

La niña se giró dispuesta a huir, salir de la casa, cruzar aquel paseo que tantas veces recorría con sus padres, y entrar en su hogar, allí estaría a salvo de Audrey e incluso de aquella Carlota que la acababa de traicionar. Entraría en su habitación, se sentaría al lado de la ventana y pondría su tesoro en lo alto de su estantería, dónde lo iba a poder contemplar siempre que quisiera. Porque además, además, ya sabía, definitivamente, que aquella joya le pertenecía. Sí, era un plan perfecto. Un plan perfecto que chocó rápidamente contra la realidad.

Corre Adriana otra vez…

Hace unos meses, para Sant Jordi, os regalé a todos los que llegasteis a este blog o a El Enigma de Adriana, la versión epub de mi novela “Los Ángeles no Deberían Pecar”. Ahora llega Navidad, una época mágica, una época cargada de simbolismo, de promesas por cumplir y de sueños que, a veces se hacen realidad y en otras ocasiones no.

Sea como fuere, me sirvo de este pequeño rincón que nació con el título de mi novela, para publicar y compartir de nuevo con todos vosotros un relato muy especial. Los que hayáis leído la historia de Adriana y hayáis llegado a su final lo comprenderéis mejor. Algunos, tal vez, incluso ya lo conozcáis. Los que no… pues los que no probablemente se queden sin poder interpretar según qué claves, pero para eso estoy, pedid y seréis escuchados (info@elenigmadeadriana.com).

Este relato, que se titula “El tesoro de Adriana” se sitúa a caballo de la primera y la segunda parte… esa que hace tiempo que está escrita pero que no encuentra editor, esa que tarde o temprano espero poder compartir con todos vosotros.

Antes de dejaros con la primera parte del relato, permitidme que os felicite las fiestas, que deseé para todos y cada uno de vosotros una feliz navidad y un mejor 2012. Y, una vez más, gracias a todas y a todos los que me habéis leído y acogido con tanto cariño, por vuestros ánimos, por vuestros comentarios, por estar siempre ahí esperando esa segunda parte que, si dependiera de vosotros, ya haría meses que correría por el mundo. Espero que no se haga de rogar mucho más.

Ahora sí… os dejo con mi Adriana (me ha encantado escribir esta frase). Id siguiendo el blog, tendréis muy pronto las partes restantes de este relato. Por cierto, el título de este post es el de una de las canciones que el gran Sergi Miwa ha compuesto inspirándose en “Los Ángeles no deberían pecar”, un fantástico regalo que me hizo y  que me hace pensar que hay vida más allá del papel… ¡y hasta aquí puedo leer (que no escribir)!

 El Tesoro de Adriana (parte I)

Cuando la niña se levantó del suelo, de aquel suelo polvoriento al que había caído después del tropezón en el último escalón, siquiera los arañazos que herían sus rodillas privaban que su sonrisa fuese la más radiante de cuantas recordaba haber hecho. Su mano derecha sostenía feliz el preciado tesoro que había descubierto en aquel curioso lugar que ella y su dulce amiga se habían atrevido por fin a explorar. Adriana sonreía feliz. Su gesto tenía un tierno aroma a éxito, a vida, a una victoria que, por más inocente que fuera, se acababa de convertir en su primer desafío cumplido, superado.

Y es que la casa de Carlota era un extraño laberinto de pasillos y habitaciones, un laberinto que ambas ansiaban descubrir juntas, de la  mano. Aquella mansión en La Garriga se había convertido en el perfecto escenario para sus juegos infantiles. Todo empezaba a pie de la majestuosa escalinata, justo frente a la puerta principal, y se extendía por cientos de rincones, por la cocina y el sótano, por cada espacio descubierto tras todas y cada una de las puertas de aquella residencia. Era un mundo sin fin que no dejaba de unirlas, de llevarlas a saber que, pese a sus escasos nueve años, estaban destinadas a ser las mejores amigas quizás, incluso, destinadas a salvarse mutuamente en algún instante del futuro. Pero todo aquello era una intuición, un sueño que ambas habían compartido y guardado en algún lugar de su subconsciente, de momento nada más, era algo así cómo un recuerdo no vivido, pero real en el fondo. Muy real.

Más allá, sin embargo, había algo en aquella casa que atraía profundamente la curiosidad de Adriana. Aquella vieja torreta, aquel lugar al que no se podía llegar de ninguna forma conocida, al que ninguna puerta conducía., Adriana soñaba con la torreta y Carlota, a pesar de no compartir aquella pasión por ese inhóspito rincón de la casa, por aquel lugar que sus padres tanto se esforzaban en ocultar y que tantas historias extrañas provocaba entre el servicio de la casa y los vecinos, deseaba acompañar a su amiga en todos sus juegos. Porque la realidad era que las dos sabían que había algo que las atraía, quizás no era lo mismo, pero las dos sabían que tarde o temprano acabarían subiendo a aquella torreta.

Y ese instante llegó una tarde calurosa de verano. Carlota había encontrado un pequeño agujero, suficiente para que una niña se colase en él, escondido dentro del armario de la habitación de sus padres. Todo había sido sencillo, natural, inocente, un juego en otro juego que, para cuando se quisieron dar cuenta, acabó con ambas frente a una estrecha escalera de madera, una promesa que parecía subir justo allí dónde comenzaban sus sueños.

Pero todo aquello ya no importaba. Pocos minutos más tarde Adriana sonreía feliz. La pequeña, con su cortísimo pelo moreno, su mirada brillante y su amplio gesto de felicidad, conservaba en su mano derecha aquella preciosa figura que acababa de descubrir en lo alto de la torreta. Su rodilla izquierda sangraba levemente, Carlota la miró con un gesto de preocupación.

– ¿Duele?

Adriana la observó. Su amiga, pelirroja e inocente, ocultaba tras aquel ligero gesto de angustia, el miedo a ser descubiertas, al castigo. Su padre le había dicho, al cumplir los ocho años, que a partir de aquel momento iba a confiar en ella cómo algo más que una niña. Por alguna razón que la jovencísima Carlota nunca iba a ser capaz de entender, Román esperaba de ella una madurez que la pequeña ni quería ni sabía poseer. Así que en aquel instante, mientras contemplaba a su amiga y compañera de travesuras, supo que habían hecho mal en entrar en aquel agujero.

– No… no duele… ¿te gusta?

Levantó su mano derecha y dejó que uno de los pocos rayos de luz que bajaban de la escalera, filtrándose desde lo alto de la torreta, iluminasen su tesoro.

– Es precioso… ¿qué es?

Carlota contemplaba maravillada el luminoso contraste del rojo que reflejaba lo que Adriana le mostraba, contra el blanco de las paredes.

– No lo sé. Una joya… ¿será nuestro secreto?

– ¿Y si es de mamá?

Adriana chistó. Siquiera se le había pasado por la imaginación aquella posibilidad. ¿De la madre de Carlota? No, no era posible. De ninguna manera.

– Ahora es nuestro.

Por cierto, ya sabéis que podéis comprar mi libro de relatos -Mosquitos de Invierno- aquí: Ediciones Atlantis

Coses simples…

Sí… hace tiempo que no actualizo mi rincón literario… espero que este pequeño relato sirva de disculpa provisional. Prometo seguir haciendo lo que más me gusta: escribir y, de paso, compartirlo con vosotros…

Hoy, de momento, os dejo con otro de mis textos en catalán… las cosas sencillas son las que hacen más bella la vida, ¿verdad?

Sed felices.

Coses simples

Aquestes són les coses que hauries de saber, mirant-me com em mires. Hauries de saber que sóc rossa, encara que tu em vegis pèl-roja, que no vull jugar amb el teu amic, que vull jugar amb tú, hauries de saber que cada matí, quan em llevo, em contemplo al mirall i m’agrada el que hi veig, que per això no em maquillo, i que crec que no necessito fer-ho. Hauries de saber, t’ho dic de veritat, que no m’agrada que fumis mentre esperes a la parada del bus, hauries de saber que m’agrada la clenxa que portes al pentinat, tot i que m’agrada més el tupè impossible del teu amic. Sí, hauries de saber que porto perfum, i quasi et demanaria que sabessis que no en porto un de qualsevol, sinó d’aquella marca francesa més cara que no pas tota la roba que vesteixes, tú, avui. Hauries de saber que els meus ulls no són meus, sinó lents de contacte que em permeten veure’t pujar i asseure’t, cada dia, dos o tres seients més enllà.

No pretenc que ho sàpigues tot de mi. Això seria enamoradissament insòlit, perquè ni jo mateixa sé tot el que s’ha de saber. Però sí voldria que em diguessis de quin color és, avui, la meva roba interior, perquè sé que intentes veure-la des de més enllà, camuflant la teva mirada entre els cossos dels que ens acompanyen. Hauries de saber per què m’agrada porta la falda curta, o per què no defujo mai el teu somriure quan ens creuem, encara que sigui un gest tímid i, quasi, melangiós. Què més? Hauries de saber que no sóc poruga, però tampoc sóc tan atrevida com vols imaginar-te, que mai de la vida podria participar en tot el que somies, i que m’agradaria trobar-me, alguna vegada, una rosa, vermella, en el lloc on sempre m’assec. No sé quina n’és la raó, però m’ompliria de felicitat aquest detall romàntic i t’he de reconèixer que cada matí, quan pujo al nostre bus, el que compartim des de fa més d’un any, espero una sorpresa que no arriba mai. Sí, això també ho hauries de saber.

I no em diguis que no ho saps. Perquè hauries de saber que t’estimo en silenci, però que t’he estimat sempre. Que potser miro al teu amic més, però només perquè ell no fa que el cor em fugi del pit cada cop que el veig, hauries de saber que ho sé tot de tú, sé de quin color són els teus ulls verds, o per què sempre fas veure que mires el mòbil mentre viatgem en el bus. Hauries de saber que conec cada piga del teu rostre i, és clar, aquell tatuatge que creus que duus amagat a l’espatlla, que sé per què baixes abans que jo, i que sé que no vius on fas veure que vius. Que sé per què les teves paraules són curtes i per què el teu alè fa l’olor de la primavera.

No ho entens? Hauries de saber que ho sé, i que no ens queda gaire temps abans d’arribar allà on el temps ens porta. 

La madrugada de Luna

Recupero mi pequeño rincón en la blogosfera literaria con uno de mis queridos clásicos… Hace años, ya, que lo escribí y nunca, nunca, me canso de este relato…

La Madrugada de Luna

Luna estaba sentada en el alfeizar de su ventana. Quería volar. Nada deseaba con mayor intensidad que aquel viejo recuerdo que golpeaba en ocasiones su alma. Era una imagen oscura que acudía a su retina, se fijaba durante unos segundos y luego desaparecía lentamente dejando tras de sí un ligero halo de tristeza.

Quería volar. Era lo único que quería en aquel mundo. Lo que más anhelaba. Y aunque sabía que, de hacerlo, iba a abocarse al vacío, sus piernas y sus brazos la animaban a saltar, a lanzarse hacía aquel espacio oscuro que se ofrecía libremente bajo su mirada. Cuánto más lo contemplaba, más crecía aquella tentación en su interior. Se vio a sí misma reflejada en un claro de aquella brillante luna a la que le debía el nombre. Sonrió silenciosamente.

Valía la pena intentarlo. Valía la pena recuperar aquella bella sensación. Miró hacía atrás. Vio las dos camas perfectamente alineadas contra la pared. Sus dos hijas dormían en un plácido silencio, ajenas al mundo real que se estaba decantando contra ellas.

Y es que Luna seguía sentada en el alfeizar de su ventana pero su mente ya no estaba en ese rincón del mundo. Siquiera estaba con las pequeñas. Su mente había vuelto a aquel origen al que había renunciado. Volvía y lo visitaba una y otra vez, recordando las sensaciones que se habían hecho esquivas y huidizas durante tantos años pero que, súbitamente, habían vuelto a ocupar un lugar bien presente en su memoria.

Así que se puso de pie y miró al infinito.

Y no vio nada más que la misma oscuridad, el mismo vacío que la acompañó aquella madrugada en la que decidió dejarlo todo. Suspiró profundamente. Estiró sus brazos y los arqueó ligeramente hasta formar una cruz perfecta con su cuerpo.

Podía notar nítidamente el frío golpeando sus recuerdos, su memoria, su silencio. Y, aún así, sentía el cálido tacto del destino empujándola a hacerlo, a perder el miedo. A volar. Porque Luna quería volar. Quería volver a hacerlo – ¡Dios! –. Ella sabía que no podía, ella sabía que no debía, pero también sabía que no lo había olvidado ¿Cómo iba a hacerlo? Era tan sencillo.

Levantó y separó ligeramente sus talones del suelo. Se quedó suspendida soportando todo el peso de su cuerpo sobre las yemas ensombrecidas de los dedos de sus pies. Ya no había vuelta atrás. Había tomado una decisión. Respiró silenciosamente, volvió a ojear al interior de aquélla pequeña habitación una vez más, la última vez, para contemplar el dulce sueño de sus hijas. Una ligera sonrisa cruzó su rostro. Era una sonrisa de felicidad, pero era una sonrisa, también, de añoranza.

Lanzó aquel último beso tal cual se hubiera despedido de su único y gran amor. No tenía otra ocasión, era aquélla noche o ninguna otra. Así que volvió a ojear al vacío. Su corazón latía con una intensidad que ni ella misma era capaz de conocer, o de reconocer. Nada, nada se podía comparar con la descarga de sentimientos y emociones que en aquel instante invadía todo su cuerpo y sus extremidades, aún paralizadas pero preparadas para volar.

Miró a su espalda. Allí de dónde antaño habían nacido sus dos preciosas y perfectas alas ahora tan sólo había un espacio yermo, vacío. Piel tierna sobre un músculo blando que a duras penas conseguía mantener en su lugar aquellos huesos que parecían querer huir de tan menudo cuerpo. Sabía que las iba a echar de menos.

Sin embargo cerró los ojos e intentó recuperar aquella hermosa sensación. La forma en que el viento acariciaba su rostro, la forma en que el sol doraba sus cabellos, la forma en que la vida transcurría dulcemente mientras ella surcaba su mundo. Un mundo que había descubierto y al que había renunciado, un mundo que sabía que no iba a volver. Ya nada iba a volver.

Sintió cómo su cuerpo se desplazaba lentamente hacia delante. La fuerza implacable del vacío la empujaba a recorrer, a una velocidad endiablada, aquel espacio tan corto de tiempo. Y sin embargo, todo se hizo eterno. Todo se hizo infinito. Volvía a sentir. Volvía a sentir. Tragó saliva, intentó respirar pero la presión lo hacía imposible, sonrío. O cómo mínimo, gesticuló buscando un pensamiento bello que la acompañase al final. El más bello de sus pensamientos, fuese cual fuese.

Y entonces acudió a su mente.

Y fue en ese instante cuando se dio cuenta.

Las alas habían desaparecido porque el tiempo se las había llevado. Su piel se conservaba tersa justo allí dónde, tan sólo unos años atrás, su mundo había adquirido sentido, un sentido que ya no existía.

Se giró y se volvió hacía la habitación. Se sentó de nuevo en el alfeizar de su ventana y sonrió. Escuchó el silencio de la vida.

No necesitaba un pensamiento bello.

Nada era más bello que lo que sus ojos contemplaban

Diferent

Siguen los viernes literarios de verano… y que no paren…

Desde Miami, con cariño, os dejo otro relato… esta es la versión no editada de otro relato presentado al concurso de TMB… me gusta más el que vais a leer, que el que tuve que enviar (aquello de los máximos y mínimos…)

Seguid leyendo (qué bueno es el verano para la literatura!)

 

Diferent

L’home que s’asseu al fons de l’autobús, al racó, sacseja amb violència aquella andròmina electrònica que serveix per veure el diari cada matí. Ho fa perquè sacsejant, diuen, s’actualitza la informació en temps real, pot escoltar els comentaris dels seus articulistes preferits i, fins i tot, demanar-los opinió sobre l’actualitat, aquesta actualitat que el té corprès ara que s’ha sabut que la Unió Soviètica ha decidit reactivar el seu programa nuclear a la lluna. De sobte, un punt s’il·lumina enmig de la pantalla, creix lentament fins que, al final, apareix aquella dona, bruna, d’ulls clars i perfectament pentinada que li demana, amb la veu especialment dolça que ell va configurar, quin tema és del seu interès, avui. Ell fa que sí amb el cap, passa el seu dit índex per la pantalla tàctil fins a seleccionar la icona de la “guerra nuclear al satèl·lit” i espera a que aquell escriptor que tant admira aparegui en escena, perfectament pulcre i polit, per exposar-li, només per a ell, el comentari del que està succeint a uns milers de quilòmetres de distància.

I és que està preocupat. No ho pot negar. D’ençà que els aliats nord-americans van entrar a la vella Europa i van continuar avançant fins a colonitzar-la del tot, sempre ha tingut la sensació de viure en constant confrontament amb el món que s’estén més enllà de les fronteres del nord. Els anys cinquanta i seixanta van ser terriblement hostils i freds, als setanta la revolució bèl·lica va adoptar característiques maquiavèl·liques i, fins i tot als vuitanta, quan els joves van voler adoptar per una actitud pacifista, els diners dels estats de la confederació americana van fer callar tots els crits. Així els anys noranta van acabar amb la gran depressió, el crack de la borsa, els suïcidis des dels terrats dels magnífics gratacels que s’havien construït a Barcelona, una ciutat que no havia parat de créixer, a imatge de la Nova York que volia imitar, d’ençà que es va convertir en la capital europea de l’imperi unionista. Sigui com sigui, ara els soviets sembla que es volen rebel·lar, especialment des que van fer efectiu, a principis d’aquest 2011, el tractat de fusió amb les antigues terres de la Xina i el Japó.

El món és ben boig” pensa l’home que s’asseu al fons, al racó, al mateix temps que dibuixa un somriure furtiu per sota del seu bigoti. “Com no estar preocupat?”. Mentre hi dona voltes, una dona, gran, de cabell blanquinós i caminar insegur, passa pel seu costat i li dona un petit cop amb la bossa. –I’m sorry– li diu. –Oh!, no passa res– respon ell, com sempre en català. –Vaja, vostè és dels nostàlgics…– ella li dedica un ampli gest de comprensió, barrejat amb una estranya emoció, que sembla ser melangia, o potser desil·lusió, l’home no ho sap reconèixer del tot. –Sí, en podríem dir així…– fa un gest amb les mans convidant-la a ocupar el lloc que ha quedat lliure al seu costat. Ella somriu, agraeix la invitació i ho fa, tota coqueta.

Sap quantes vegades he pensat en un món diferent…? – L’home s’atreveix a començar una conversa que no sap on el durà. –M’ho puc imaginar– respon la dona, somrient. –Tantes… – La mirada d’ell es desvia i es perd en la ciutat. La Plaça de la Unió Americana apareix davant dels seus ulls, a l’esquerra el gran edifici dels magatzems de la Macy’s, a la dreta la rèplica de l’estàtua de la Llibertat que la ciutat de Manhattan els va regalar en commemoració del cinquantenari de l’entrada de les tropes americanes a Barcelona. –És la meva parada…– la veu de la dona li arriba tímida, llunyana, quasi com si provingués d’un altre món. –Pensi en positiu, pensi que potser aquest és el millor món que podríem tenir –, li diu, mentre somriu, amb aquella dolçor que només l’edat pot conferir a un gest. L’home assenteix amb el cap. L’observa allunyar-se fins que la veu baixar d’aquell autobús amb què recorre cada dia la ciutat. Es recolza al seu seient i sospira.

Potser ella té raó, potser aquella mirada còmplice, en aquell bus, en aquella ciutat, no es podria haver repetit en cap altre món possible. Mira al cel, “la primavera es deixa notar en aquest cel estelat”, pensa, mentre recorda com era la Lluna que el corona abans de ser escapçada amb aquella primera explosió nuclear.